Música2018-11-21T16:33:20+00:00

Música

¿Por qué la música?

La música es una creación, un invento humano, convivimos con ella a diario; ¿de dónde procede? ¿Por qué la inventamos?

Sobre el origen de la música y sus efectos en los seres humanos encontramos diversas teorías y aportaciones, basadas en estudios científicos, todas ellas muy interesantes y que sostienen diferentes puntos de vista en cuanto a los orígenes de la relación entre los humanos y la música.

Los beneficios que aporta la música a las personas han sido estudiados ampliamente. Entre sus muchas propiedades, es especialmente útil para relajarse, promover la expresión de emociones, mejorar la comunicación, recordar y estimular la memoria, promover la creatividad y, durante el embarazo, escuchar música beneficia a la madre, manteniéndola relajada.

El origen de la música

La música ha estado presente en todas las culturas a lo largo de la historia. Es, posiblemente, una de las formas de comunicación de mayor antigüedad entre los seres humanos, ya que la expresión mediante sonidos y bailes es anterior al lenguaje hablado. Son prueba de ello los instrumentos musicales encontrados en yacimientos arqueológicos de entre 6.000 y 8.000 años de antigüedad. También los bebés de pocos meses, responden mejor cuando nos comunicamos con ellos a través de melodías, y no con palabras.

¿Pudo ser la música la actividad que preparó a nuestros ancestros protohumanos para la comunicación verbal? Es posible. Existen diversas teorías que lo afirman. Una de ellas sostiene que la música se desarrolló evolutivamente porque fomenta el desarrollo cognitivo, es decir, del conocimiento. Otras subrayan el origen de la música como un elemento de vinculación, relación y cohesión social entre los humanos.

La música está presente siempre que las personas se agrupan: en los ritos religiosos, graduaciones universitarias, desfiles militares, acontecimientos deportivos, cenas románticas, funerales, etc. La música es, por tanto, un elemento fundamental para la vida individual, pero también para la convivencia en sociedad.

El estudio del origen evolutivo de la música, y de ésta como instinto, se remonta a Darwin, quien señaló que el instinto musical en los hombres se desarrolló a través de la selección natural, como parte de rituales de apareamiento humano. En El origen del hombre dice: “Mi conclusión es que el ritmo y las notas musicales se adquirieron con el fin de atraer al sexo opuesto”. Por su parte, el científico americano Stanley Miller afirma que la música se desarrolló evolutivamente para que los machos atraigan a las hembras, factor que hoy en día se mantiene.

Existen otras teorías posteriores, por ejemplo, para Sperber, Barrow y Pinker la música no tiene ninguna razón de ser, existe simplemente por el placer que nos proporciona.

¿Qué hace la música al cerebro?

El núcleo accumbens está formado por un grupo de neuronas del cerebro cuyo estímulo produce dopamina, sustancia que nos hace sentir bienestar. El núcleo accumbens es el centro donde experimentamos la sensación de recompensa y es también el centro del placer; placer que puede proceder del consumo de comida, sexo, drogas y otras adicciones, y también de la escucha de música.

Las melodías afectan a nuestro cerebro, provocando respuestas emocionales. La música es una recompensa intelectual. Al escuchar una canción, se genera una gran actividad neurológica que involucra a varias partes del cerebro.

La Dra. López-Teijón propone que la música en su función de medio de comunicación ha sido sustituida por otras vías –teléfono, escritura, correo electrónico, etc. – y subraya que ahora utilizamos la música únicamente como un elemento inductor de placer, la consideramos cultura y arte, y ya no una vía para comunicarnos.

Con base en estos datos y en los beneficios que la música tiene sobre las personas, Institut Marquès empezó a trabajar en la idea de acercar la música a los bebes en gestación y estudiar y valorar sus efectos en ellos. Teniendo en cuenta el complejo proceso de desarrollo del feto (neuronal, auditivo, etc.) y el ambiente que lo rodea, el proyecto resultó ser un desafío pero, gracias al trabajo en equipo de Institut Marquès y Music in Baby, hemos desarrollado un dispositivo único y seguro que permitirá al bebé disfrutar de la música desde antes de nacer.

¿Responden igual a todas las músicas?

Tras finalizar el estudio con música de flauta de Bach, Institut Marquès está investigando con otros tipos de música y de sonidos y se están observando respuestas muy diferentes.

En estos momentos están analizando la respuesta en cuanto a la proporción de fetos que mueven la boca y la lengua y aquellos que hacen movimiento específico de sacar la lengua respondiendo a cada tipo de música.

Durante todo el estudio se han probado muchos tipos de música diferentes, se han actualizado los resultados cada semana y continúan investigando cuáles son los ritmos o melodías que más los estimulan y porqué.

La empresa Universal Music ha colaborado con el grupo investigador en la I+D+I. La cooperación les ha permitido utilizar sus archivos, y sus colaboradores han propuesto sonidos y segmentado los fragmentos en los que hemos obtenido más respuestas para analizar las características específicas de esas melodías.

En esta gráfica se pueden ver algunos de los resultados y escuchar el fragmento musical:

TÍTULO Y AUTOR

MOVIMIENTO BOCA LENGUA

PROTUSIÓN LENGUA

Mozart

Serenata K525, Mozart

91%

73%

Villancico

Campana sobre campana

91%

30%

Queen

Bohemia Rhapsody, Queen

90%

40%

Miguel Poveda

Embrujao por tu querer, Mozart

90%

20%

Flauta Bach

Solo BWV1030, Bach

87%

47%

Village people

Y.M.C.A

90%

10%

Prokofiev

Pedro y Lobo Op.67

88%

10%

Tradicional JAP

Kizuna

84%

46%

Mantra

82%

9%

Piano Mozart

Sonata K448, Mozart

80%

20%

Tambores

Música ancestral africana

78%

11%

Emiliano Tosso

Maternita

75%

35%

Beethoven

Sinfonia nº 9, Himno de la Alegría

72%

27%

Ozone

Dragostea Din Tei

70%

20%

Strauss

Marcha Radetzky, Strauss

70%

10%

Richard Clayderman

Adeline

60%

30%

Adele (a capella)

Someone like you, Adele

60%

20%

Arpa

Fiesta Criolla, Carlos Santana

60%

10%

Bee Gees

Too much haven

59%

0%

Rancheras

Vicente Fernández, El Rey

55%

5%

Canción cuna

54%

8%

Havaneres

Gavina voladora, Marina Rossell

50%

17%

Guitarra

Concierto de Aranjuez, Joaquín Rodrigo

50%

10%

Shakira

Waka waka

50%

8%

Vivaldi

Concierto RV359, Vivaldi

50%

20%

Gregoriano

Santo Domingo de Silos

50%

6%

Voz Mickey Mouse

76%

17%

Voz humana

60%

0%

El feto reacciona diferente en función del fragmento musical.

La Serenata K 525 de Mozart induce movimientos de boca-lengua en el 91% de los fetos y protrusión de la lengua en el 73% de los fetos de más de 6 meses. Sin embargo, la Sonata K448 para piano de Mozart induce menor respuesta (80% y 20% respectivamente).