fbpx

Por primera vez puedes comunicarte con tu bebé durante el embarazo

Babypod
Music is life

Un pequeño altavoz de uso intravaginal que permite compartir música, comunicarte con tu bebé y estimula el desarrollo de su vocalización desde antes de nacer.

La música activa centros de estimulación del lenguaje y comunicación, induciendo una respuesta de movimientos de vocalización. Los bebés aprenden a hablar sacando la lengua.

Con Babypod, empezamos a vocalizar en el útero.

Reconocimiento internacional

Galardonado con el Ig Nobel de Medicina en la Universidad de Harvard, ha recibido el reconocimiento internacional en instituciones como el MIT - Massachusetts Institute of Technology o el Imperal College.

 

Recomendado por ginecólogos

Avalado por un comité de expertos en diversas áreas científicas y por Institut Marquès, mejor clínica en Reproducción Asistida y centro de referencia por sus estudios sobre la música en los inicios de la vida.

 

El gadget de las celebritites

Importantes líderes de opinión de todo el mundo han recomendado Babypod a través de diferentes medios. Descubre la reacción de Ellen deGeneneres, Pilar Rubio, Soraya o Christina Lima al descubrirlo.

 

La revolución Babypod

Se acabo el mito de hablarle a tu barriga

Gracias a Babypod se ha demostrado que la única vía para que el sonido alcance realmente al feto es la vaginal.

Colocando un altavoz en la vagina se elimina la barrera que constituye la pared abdominal y el bebé puede oír los sonidos casi con la misma intensidad y claridad con la que se emiten. 

100% Seguro

Babypod cuenta un sistema de control del volumen. La intensidad del sonido es de 54 decibelios.

Hipoalergénico

El material que entra en contacto con el cuerpo de la mujer es de silicona. No irrita, es suave e hipoalergénico.

Aprobado por la FDA

La FDA ha aprobado el dispositivo Babypod como un producto de bienestar general.

¿Puede Babypod prevenir la dislexia e influir en el desarrollo cerebral?

Nuevos estudios sobre la audición fetal y el efecto de la música en el inicio de la vida

Desde 2015 han nacido miles de niños cuyas madres habían utilizado Babypod durante el embarazo. En todos los casos pudo descartarse la sordera fetal gracias a la reacción de los bebés al oír música en el interior del útero materno. 

Creemos que Babypod puede prevenir la lateralidad y la dislexia, afecciones que se producen durante el desarrollo cerebral. Para ello hemos iniciado un estudio con niños que disfrutaron de Babypod durante su gestación. Más adelante, iniciaremos estudios sobre cómo influye en el desarrollo de su madurez cerebral.

neuronal

«Hemos conseguido que los bebés empiecen a comunicarse antes de nacer. A partir de las dieciséis semanas, ya son capaces de responder a estímulos musicales.»

Dra. Marisa López Teijón
Directora de Institut Marquès

Médico del año en Reproducción Asistida 2019, seleccionada entre las diez mujeres más influyentes en el sector de la salud y la medicina.

Historias reales

Cada vez más mamás usan Babypod durante sus ecografías. Conoce aquí sus experiencias y opiniones.

arnelass
Babypod es algo totalmente novedoso. El hecho de que la música pueda ayudarlos, pueda motivarlos y pueda alegrarles un poco la vida… ¡Es algo grandioso!
SORAYA ARNELAS
Cantante y mamá
rosarios
No sabía que existía esta forma tan “directa” de ponerle música al bebé. Se trata de un altavoz intravaginal de silicona desarrollado a raíz de varios estudios en mujeres embarazadas, donde se comprobaron reacciones muy emotivas de sus bebés al empezar a escuchar la música. No, ¡no estaba todo inventado!
RAQUEL DEL ROSARIO
Cantante y mamá
nuria
Babypod te hace vivir momentos únicos. Lo utilizo de manera habitual y noto como el bebe se mueve y la musica que le gusta. Cuando me preocupo si no se mueve en mucho rato me ayuda a notarlo. También lo hemos utilizado en la ecografía y se veía como reaccionaba. Se lo recomiendo a todas las embarazadas.
FATIMA
Mamá
maria
La ecografía con Babypod ha resultado una muy buena experiencia. El bebé ha respondido muy bien a la música, abriendo la boca y moviendo las manos. Ha sido un gran momento de unión.
Natalia
Mamá

FAQ'S

Sabemos que el oído interno completa su formación en la semana 16 de gestación, pero la funcionalidad del sistema auditivo en la literatura médica hasta el día de hoy sólo se había confirmado a partir de la semana 26. Con este trabajo de investigación por primera vez se demuestra que el feto oye desde la semana 16.

El feto recibe sonidos del interior del cuerpo de su madre tales como los latidos del corazón, la respiración y los movimientos intestinales. También percibe los sonidos procedentes de lo que hace su madre, cuando ésta habla o cuando camina con sus tacones, además de oír ruidos del exterior.

El feto está muy protegido de los ruidos. El hecho de que viva en un ambiente insonorizado hace que los sonidos le lleguen distorsionados tal y como han confirmado investigaciones realizadas en ovejas con micrófonos intrauterinos. Según estos trabajos, la mayoría de los sonidos le llegan como susurros (unos 30 decibelios), mientras que la voz materna emitida en conversación en tono normal (60 decibelios) prácticamente no le llega (24 decibelios).

Además, como la mayoría de los sonidos son muy repetitivos, se acostumbra y no reacciona a ellos. No le impiden dormir.

Así, podemos decir que el ambiente sonoro del útero es como el ruido de fondo de un bosque.

Sólo es posible a través de una única vía, la vaginal.

La vagina es un espacio cerrado, por lo que el sonido no se dispersa en el ambiente. Además, las capas de tejido blando que separan al bebé de la fuente de sonido son menos, sólo las paredes vaginal y uterina. Colocando un altavoz en la vagina se elimina la barrera que constituye la pared abdominal y el bebé puede oír los sonidos casi con la misma intensidad y claridad con la que se emiten.

Antes de la ecografía, la paciente embarazada se colocó el dispositivo vaginal diseñado para el estudio, que emite una intensidad media de sonido de 54 decibelios (el equivalente a una conversación en tono bajo o música ambiental).

El 87% de los fetos reaccionaron con movimientos inespecíficos de la cabeza y extremidades, y movimientos específicos de la boca y la lengua, que cesaban al dejar de oír la música. Además, con música vaginal, cerca del 50% de los fetos reaccionó con un movimiento muy llamativo, abriendo muchísimo la mandíbula y sacando la lengua al máximo.

En el abdomen de la embarazada se colocaron unos auriculares que emitían la música con una intensidad media de sonido de 98,6 decibelios (nivel equivalente al de la sirena de una ambulancia o a la música en una discoteca).

Durante esta parte del estudio, no se observaron cambios en las expresiones faciales de los fetos.

Al tratarse de una respuesta y no de un reflejo, la reacción del feto depende de múltiples factores y por eso es diferente en cada momento. Varía en función de la actividad neuronal del tronco del encéfalo en ese instante por lo que la respuesta podría depender de la fase el sueño en que se encuentre el feto o de los niveles de glucemia.

Por ejemplo, cuando le cantamos a un bebé, éste también reacciona de forma diferente dependiendo de si tiene hambre, sed o sueño.

CONTÁCTANOS