fbpx

Historias reales

Cada vez más mamás usan Babypod durante sus ecografías. Conoce aquí sus experiencias y opiniones.

¿Qué opinan de Babypod?

Celebrities

Raquel del Rosario

No sabía que existía ésta forma tan “directa” de ponerle música al bebé. Se trata de un altavoz intravaginal de silicona desarrollado a raíz de varios estudios en mujeres embarazadas, donde se comprobaron reacciones muy emotivas de sus bebés al empezar a escuchar la música. No, ¡no estaba todo inventado!

Raquel del Rosario
Cantante

Play Video

Babypod es algo totalmente novedoso. El hecho de que la músicapueda ayudarles, pueda motivarles y pueda alegrarles un poco la vida… ¡es algo grandioso!

Soraya
Cantante

Play Video

La música y la vida están relacionadas de una forma onírica pero ahora, gracias a Babypod, los beneficios de la música al inicio de la vida están demostrados.

Antonio Orozco
Cantante

Bloggers & Influencers

Testimonios

Babypod te hace vivir momentos únicos. Lo utilizo de manera habitual y noto como el bebe se mueve y la musica que le gusta. Cuando me preocupo si no se mueve en mucho rato me ayuda a notarlo. También lo hemos utilizado en la ecografía y se veía como reaccionaba. Se lo recomiendo a todas las embarazadas.
Fátima
La ecografía con Babypod ha resultado una muy buena experiencia. El bebé ha respondido muy bien a la música, abriendo la boca y moviendo las manos. Ha sido un gran momento de unión.
Natalia
Es una experiencia muy buena y recomendable, ¡y además emocionante! En nuestra última ecografía con Babypod el bebé no se movió apenas, pero abrió la boca tres o cuatro veces de forma muy visible. ¡Impresionante!
Beatriz
Qué emocionante y bonito. Para mí ha supuesto el primer momento de unión con el bebé. Al ponerle la música parecía que bailaba, movía mucho los brazos, las piernas y la cabeza. Una maravilla.
Lola
Hacerme una ecografía con Babypod ha sido muy emocionante y positivo. No he tenido ningún tipo de molestia e impresiona ver que el bebé reacciona a estímulos. Estoy deseando probarlo de nuevo.
Isabel
Ha sido una experiencia preciosa y emotiva, única. Ya es bonito ver a tu bebé cada vez que te haces una ecografía, más bonito aún si es una 4D, pero verlo reaccionar tan pequeñito a los estímulos de la música ¡es alucinante!
Lucia
Es muy emocionante ver cómo se mueve el bebé con el estímulo musical. Ha sido un momento muy especial con mi bebé y estoy deseando seguir su evolución con la ayuda de Babypod.
Claudia
Mi impresión ha sido muy positiva. Es sorprendente ver cómo se mueve el bebé y sé que el estímulo musical es beneficioso para su desarrollo. Toda una experiencia.
Elena
Me ha parecido un momento muy divertido y emocionante. Además he podido ver la cara de mi niña, cómo gesticulaba y sonreía con la música. Estoy encantada.
María
Es muy emotivo e impresionante ver cómo reacciona a la música, ¡sobre todo porque aún está dentro de mi barriga! Ha sido una muy buen experiencia por la atmósfera del momento y por poder ver al bebé moviéndose al ritmo de la música.
Alicia
Babypod te hace vivir momentos muy curiosos, relajantes y diferentes con el bebé. Es una experiencia muy emocionante y para mí ha supuesto una unión con el bebé. Además, me da más tranquilidad y fiabilidad de que todo va bien.
Sara
Aunque el bebé tenía el brazo delante de la cara, hemos podido ver sus rasgos y ver que movía la boca y la lengua, entre otros movimientos, ha reaccionado perfectamente al estímulo musical. Creemos que ha sido una experiencia positiva para el bebé y para nosotros, los padres.
Lidia

«Hemos conseguido que los bebés empiecen a comunicarse antes de nacer. A partir de las dieciséis semanas, ya son capaces de responder a estímulos musicales.»

Dra. Marisa López Teijón
Directora de Institut Marquès

Médico del año en Reproducción Asistida 2019, seleccionada entre las diez mujeres más influyentes en el sector de la salud y la medicina.

Cuéntanos tu experiencia

    FAQ'S

    Sabemos que el oído interno completa su formación en la semana 16 de gestación, pero la funcionalidad del sistema auditivo en la literatura médica hasta el día de hoy sólo se había confirmado a partir de la semana 26. Con este trabajo de investigación por primera vez se demuestra que el feto oye desde la semana 16.

    El feto recibe sonidos del interior del cuerpo de su madre tales como los latidos del corazón, la respiración y los movimientos intestinales. También percibe los sonidos procedentes de lo que hace su madre, cuando ésta habla o cuando camina con sus tacones, además de oír ruidos del exterior.

    El feto está muy protegido de los ruidos. El hecho de que viva en un ambiente insonorizado hace que los sonidos le lleguen distorsionados tal y como han confirmado investigaciones realizadas en ovejas con micrófonos intrauterinos. Según estos trabajos, la mayoría de los sonidos le llegan como susurros (unos 30 decibelios), mientras que la voz materna emitida en conversación en tono normal (60 decibelios) prácticamente no le llega (24 decibelios).

    Además, como la mayoría de los sonidos son muy repetitivos, se acostumbra y no reacciona a ellos. No le impiden dormir.

    Así, podemos decir que el ambiente sonoro del útero es como el ruido de fondo de un bosque.

    Sólo es posible a través de una única vía, la vaginal.

    La vagina es un espacio cerrado, por lo que el sonido no se dispersa en el ambiente. Además, las capas de tejido blando que separan al bebé de la fuente de sonido son menos, sólo las paredes vaginal y uterina. Colocando un altavoz en la vagina se elimina la barrera que constituye la pared abdominal y el bebé puede oír los sonidos casi con la misma intensidad y claridad con la que se emiten.

    Antes de la ecografía, la paciente embarazada se colocó el dispositivo vaginal diseñado para el estudio, que emite una intensidad media de sonido de 54 decibelios (el equivalente a una conversación en tono bajo o música ambiental).

    El 87% de los fetos reaccionaron con movimientos inespecíficos de la cabeza y extremidades, y movimientos específicos de la boca y la lengua, que cesaban al dejar de oír la música. Además, con música vaginal, cerca del 50% de los fetos reaccionó con un movimiento muy llamativo, abriendo muchísimo la mandíbula y sacando la lengua al máximo.

    En el abdomen de la embarazada se colocaron unos auriculares que emitían la música con una intensidad media de sonido de 98,6 decibelios (nivel equivalente al de la sirena de una ambulancia o a la música en una discoteca).

    Durante esta parte del estudio, no se observaron cambios en las expresiones faciales de los fetos.

    Al tratarse de una respuesta y no de un reflejo, la reacción del feto depende de múltiples factores y por eso es diferente en cada momento. Varía en función de la actividad neuronal del tronco del encéfalo en ese instante por lo que la respuesta podría depender de la fase el sueño en que se encuentre el feto o de los niveles de glucemia.

    Por ejemplo, cuando le cantamos a un bebé, éste también reacciona de forma diferente dependiendo de si tiene hambre, sed o sueño.

    CONSIGUE EL TUYO